Actualidad Recursos Mapa web Home E-mail
 
 
   

2006

 

2007

 

2008

   
 
 

2009

   
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
 
 

 

 

 

SEPTIEMBRE, 2009

 Fotografía de Kit Carson, publicada en Diario del Hombre Invisible

 

El primer Bibliobús español acabó en el exilio de Francia, donde se le perdió la pista para siempre. La verdad es la primera víctima de las guerras,  y detrás van cayendo otras muchas como este Bibliobús que la Generalitat catalana puso al servicio de los soldados del frente.

En los primeros años cincuenta, la Dirección General de Archivos y Bibliotecas creó la primera flota de bibliobuses que visitaron los pueblos y las capitales del país, formada por remolques enteramente diseñados por bibliotecarios españoles, que dependían de  un todoterreno para su traslado. Estaban equipados a la última: tocadiscos, magnetofón, cine sonoro, escaparate...

La modernidad del desarrollismo fue cambiando el modelo a favor de los microbuses, inicio de los que vienen funcionado desde entonces en España.

Al Bibliobús pionero de la Generalitat se lo llevó la guerra, pero ¿qué guerra  terminó con sus sucesores?

Nos empeñamos en salvar edificios históricos convirtiéndolos en bibliotecas y olvidamos conservar el testimonio de aquellos vehículos que fueron el único emblema de la cultura para muchos ciudadanos de a pie.

Portugal o Gran Bretaña han sabido comprender el valor patrimonial de sus viejos bibliobuses rescatando del desguace y del olvido una representación de ellos. Nosotros ni hemos sabido comprender su legado ni hemos sido capaces de conservar los vestigios de su historia.

Quizá aún no sea tarde. Quizá administraciones, fundaciones y otros mecenas empiecen a interesarse por los instrumentos que acercaron la gran cultura al público más desvalido, en unas condiciones muy difíciles en muchos casos.

Mientras esta parte de nuestra historia cultural no se retome ni se considere con el valor que merece, muchos bibliobuses retirados sufrirán una vez más la decrepitud del abandono, o continuarán siendo invitados de honor en la gran fiesta del reciclaje.

Generalitat de Cataluña
D.G. Archvs. y Bibliotecas
 La Armada
 Dos Hermanas
Murcia
Portugal
La AsociaciónLos ProfesionalesLas Bibliotecas Móviles
ActualidadRecursosMapa webHomeE-mail